Fatoumata

Gambia

Escucha la historia de Fatoumata en voz de Xavier Aldekoa.

A sus 18 años, Fatoumata no se acostumbra a la distancia. Hace tres años, su hermano Ibrahima y su tío Malick iniciaron la ruta conocida como The Backway, el viaje hacia Europa, con la bendición de toda la familia. “Nuestra madre al principio no quería, tenía miedo y estaba preocupada por los peligros de la ruta, pero al final vendimos unas vacas para juntar el dinero necesario para su travesía”. Ibrahima viajó junto a su tío Malick y tardaron tres meses en ir desde Gambia a Níger, atravesar el desierto y cruzar el Mediterráneo para llegar finalmente a Italia. Una vez en Europa, Malick desapareció. Hace dos años que su familia no sabe nada de él. “Un día dejó de enviar dinero y de contestar al teléfono. Algunos dicen que está loco, otros que lo han matado y otros que le han metido en la cárcel. Nadie sabe que le ha pasado”. En Italia, Ibrahima no está bien. Fatoumata se hace un lío con el nombre de la ciudad italiana donde él vive, pero recuerda lo importante: que a su hermano lo tratan mal, lo roban y a veces se niegan a pagarle después de trabajar. Ella estudia en el centro de mujeres Fandema, en Tujereng, y en su clase casi todas sus compañeras tienen algún hermano o familiar que ha hecho The Backway. Desde hace tres años, para Fatoumata la migración es un teléfono que no suena. “A veces llamo a Italia para hablar con él; le echo de menos. Pero no tengo dinero y puedo llamar poco. Él no llama. No sé si volveré a verle otra vez”.